Las llaves SSH son de las opciones de autenticación SSH más populares por su nivel de seguridad. Al usar llaves SSH se puede conectar de manera muy sencilla a una máquina remota o varias. Una de las principales ventajas de este método sobre el clásico método de autenticación con contraseña, es que te puedes autenticar sin la necesidad de enviar tu usuario y contraseña a través de una red local o de internet.

Siempre son generadas en pares, la llave privada y la llave pública.

La llave privada solo es conocida por el usuario y debe ser guardada con extremo cuidado. E inversamente, la llave pública puede ser compartida libremente con cualquier servidor con el que se requiera establecer conexiones.

¿Cómo funcionan?

Si la máquina remota que tiene la llave pública y detecta que hay una intención de conexión, usará su llave pública para construir y enviarte un desafío. Éste es un mensaje encriptado que deberás de responder apropiadamente antes de que el servidor permita acceso. Sólo el usuario que tiene la llave privada puede resolver el desafío y finalmente tener acceso a la máquina remota.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!